EL LIBRO DIGITAL: EL IMPERIO DE AMAZON

EL LIBRO DIGITAL. EL IMPERIO AMAZON. EDICIÓN DIGITAL. LIBRO EN PAPEL. MMMM…

Una autora con la que estoy trabajando me dijo, desde el primer momento, cuando su libro era sólo un índice de temas a tratar, que ella apostaba directamente por la edición digital: quería poder ofrecer su libro a un precio económico a cuántos más lectores mejor; no sentía ninguna presión por publicar en una editorial convencional. Su claridad, me iluminó. Fue uno de sus “empujones” definitivos, los que te llevan a cruzar los prejuicios que están limitándote.

¡Y vaya si he cruzado una frontera!.

EL LIBRO MECÁNICO DE ÁNGELA RUIZ ROBLES (1949)...

ÁNGELA RUIZ ROBLES (1895-1975)

Ángela nació en 1895, en Villamanín (León), y murió en El Ferrol, en 1975. Fue maestra, pedagoga, escritora e inventora de este libro mecánico que se considera un precedente del libro electrónico y que patentó en 1949. 

Es cierto que leyendo la descripción que la propia Ángela hace de su invento se reconocen algunos de los propósitos que el libro electrónico pretende cumplir… 

«aligera el peso de las carteras de los alumnos, hace más atractivo el aprendizaje y adapta la enseñanza al nivel de cada estudiante. Portátil, que pese poco, de uso en casa y en el colegio, con la posibilidad de adaptarse a alumnos de todos los niveles y a los que tengan problemas de visión. Apoya al aprendizaje con sonidos. Enseña varios idiomas. Facilita el aprendizaje en la oscuridad incorporando luz. Da soporte para que otros maestros añadan sus propios materiales y aminorar costes».

Parece que Ángela nació “antes de tiempo” y, a la vez, que era muy consciente de que los tiempos -los suyos-, eran tiempos de progreso, coincidiendo con un momento histórico que sí fue capaz de reconocer su talento inventor, aunque no encontró financiación para la producción de su prototipo.

LLEGA EL LIBRO ELECTRÓNICO

PARA LEER EN ARTILUGIOS ELECTRÓNICOS

El hipertexto – https://es.wikipedia.org/wiki/Hipertexto -y Roberto Bousa o Michael Stern Hart – https://es.wikipedia.org/wiki/Michael_Har   – y su “Proyecto Gutemberg – https://es.wikipedia. org/wiki/Proyecto_Gutenberg -, construyeron, ellos sí, el libro electrónico.

Y LLEGAN LAS PLATAFORMAS DIGITALES DE EDICIÓN + VENTA DE LIBROS DIGITALES -Y OPCIÓN LIBRO EN PAPEL POR ENCARGO-.

EL FALSO DEBATE: LIBRO PAPEL vs. LIBRO DIGITAL

Un estudio publicado en 2010 -basado en más de 70.000 casos de 27 países distintos- comprobó que criarse en una casa con muchos libros era una enorme ventaja a futuro para los niños: su rendimiento escolar era superior y sus carreras académicas duraban, en promedio, tres años más que las de quienes crecieron en casas sin libros. ¿Qué pasará en el futuro, cuando en una casa haya muchos libros pero estos sean intangibles? 

(https://www.eldiario.es/consumoclaro/ahorrar_mejor/Libro-papel-ebook-Ventajas_0_871763263.html)

Si bien es indiscutible que, actualmente, la población se divide entre los que “no somos nativos digitales” y los “nativos digitales”, cualquier otra frontera siempre me ha parecido inquietante y ampliamente cuestionable.

Ya he tratado esta cuestión, varias veces, en mi colaboración con HoyOnline Agency – como en el siguiente post:  https://hoyonline.tv/comunicacion-digital-de-algoritmos-y-biologia/ -, y aquí, de nuevo, vuelvo a ello; ahora desde la perspectiva de los libros.

Es cierto que quienes hemos crecido con libros en papel, podemos experimentar más resistencia a utilizar soportes electrónicos para leer, porque estamos habituados a la relación sensorial con el libro: su tacto, su olor…, formando un todo en la experiencia lectora. Y, seguramente, un nativo digital puede construir con más naturalidad su experiencia lectora a través de la electrónica. Pero esta es una cuestión de hábitos, de costumbres.

Otra cuestión es el prestigio que sigue asociado, de forma más o menos generalizada -y generacional-, al libro en papel: “el libro en papel tiene calidad” . Pero, ¿es cierto?, ¿o es un prejuicio?

Cada vez tiendo más a pensar que es un prejuicio del que yo misma he participado, en parte porque el libro digital está asociado a la auto edición y, la auto edición, está asociada al escritor que no consigue ser publicado por una editorial porque su obra es mala. ¿Sí?. Y, ¿esto es cierto?, ¿o se trata de otro prejuicio?.

A estas alturas, francamente, creo que se trata de otro prejuicio -y no porque no haya escritores terribles que, en efecto, publican en plataformas digitales que, para publicar un libro, no establecen criterios de calidad, sino de formato-.

También es cierto que autores noveles -o “experimentados” pero desconocidos-, han encontrado en las plataformas digitales la posibilidad de publicar sus obras sin pasar por el habitualmente lento calvario de las cribas editoriales. Han sido autores que han encontrado una forma independiente de dar a conocer su obra -y poder llegar a venderla en cantidades llamativas-.

Algunos han recabado el interés del mercado editorial que ha pujado por ellos, de manera que ahora publican digitalmente, sí, pero también en papel, ambos formatos bajo un sello editorial -véase el caso de Rut Nieves, por ejemplo, que empezó auto editándose y ahora publica en Planeta-, mientras otros autores, como Gregorio Hernández, prefieren seguir auto editándose (- https://elpais.com/elpais/2018/06/08/escaparate/1528463277_551347.html -).

 

Autores como Stephen King o Arturo Pérez Reverte -por escoger dos autores exitosos y de calidad en sus respectivos géneros-, con una larga trayectoria en la edición convencional, publican digitalmente porque “lo digital” impregna completamente nuestra sociedad, y, finalmente, hoy por hoy, conviven las ediciones en papel y las digitales. La apuesta digital de ambos es muy interesante e incontestable: sus libros a precios asequibles y al alcance de todos.

Así pues, el LIBRO DIGITAL HA LLEGADO PARA QUEDARSE porque proporciona libertad a los autores para publicar, con buenas regalías y con un mercado que es inmediatamente mundial -aunque con la conveniente posibilidad de publicar pensando en el mercado potencial de la obra-… 

EL LIBRO DIGITAL HA LLEGADO porque hay lectores que han incorporado significativamente en sus vidas la compra digital de libros digitales…, y porque una plataforma como Kindle tiene presente que algunos lectores seguimos prefiriendo los LIBROS EN PAPEL, así que nos permite comprar, digitalmente y por encargo, nuestro ejemplar en papel. 

Y HA LLEGADO PARA QUEDARSE porque el modelo de las plataformas de auto edición ya ha sido replicada por editoriales convencionales: el autor y su obra siguen pasando la criba editorial (de ella hablaremos en un próximo post), pero la edición y venta pasa por el papel y el libro digital.

Es por todas estas razones que, como coach literaria recomiendo a los autores con los que trabajo que tomen en consideración, la edición digital de su obra. 

Y yo misma, como autora, he recuperado uno de los títulos que publiqué en el siglo pasado -wow, ¡cómo sigue sonando eso del “siglo pasado”!-, y lo he auto editado en Kindle Amazon. 

¿Quieres leerlo?. Podrás hacerlo digitalmente, pero también podrás encargar un ejemplar en tapa blanda. ¿Qué tal?. ELIGE Y DALE AL BOTÓN.

(NOTA: es un libro en catalán, la otra de mis dos lenguas maternas)

 

FRAGMENTS D'UNIVERSOS PETITS

EDICIÓN PAPEL

EDICIÓN DIGITAL

¿QUIERES QUE PREPAREMOS JUNTOS TU PROPIA EXPERIENCIA LITERARIA?
¿QUIERES QUE PREPAREMOS TU PROPIA EXPERIENCIA EDITORIAL?

PUES DALE AL BOTÓN Y HABLAMOS

DE LA IDEA AL PROYECTO: TRABAJANDO LA COMUNICACIÓN.

En mi día a día, estoy acompañando a personas que tienen un “proyecto”: escribir un libro, dar una conferencia, impartir un curso, presentar un programa político, exponer un plan de marketing… Por lo general, la intención se presenta en forma de “quiero…”. El “proyecto” está ahí. Y parece, de antemano, claro y concreto.

Pero, ¿cuánto hay de real en ese “proyecto” que deseamos llevar a cabo?. No es raro, en las más de las veces, que muy poco. En realidad, estamos en el territorio de las “ideas” -y no en el de los “proyectos”-.

Veamos qué ocurre a partir de ahora.

Experiencias de una acompañante literaria…

Cuando detectas que aquello que quieres está muy lejos de ser el proyecto claro que creías, puede empezar una experiencia frustrante y generadora de ansiedad, nada productiva y en absoluto creativa. (Fotografía de Rubén ConPa).

SEAMOS REALISTAS: TENEMOS UNA IDEA, SÓLO UNA IDEA.

Sí, seamos realistas. De momento, tenemos una idea, sólo una idea. Nada más y nada menos que una idea -¡cuánto cuesta tener una idea!-. Pero con una idea aún no tenemos un proyecto.

Comprenderlo -que no necesariamente aceptarlo- es un momento delicado.

Puede vencernos el desánimo, podemos tener la impresión de haber sido estúpidos, de haber estado viviendo en una ficción, de habernos engañado a nosotros mismos… Puede. Pero, ¡alerta!; es sólo una reacción momentánea.

También puede ocurrir que nos sintamos ofendidos, molestos, enfadados. ¿Cómo es posible que, finalmente, “todo” quede en “nada”?. Pero, ¡alerta!; es sólo una reacción momentánea.

Aceptemos que, antes que el “proyecto”, hay toda una historia que recorrer, y es una historia llena de capítulos, cada uno con sus respectivos episodios. Es… el libro antes del libro. ¿Sí?.  Y puede empezar con una lluvia de letras…

LA LLUVIA DE LETRAS: EL PRIMER PASO

En algún momento, antes que las propias palabras, viviremos una “lluvia de letras”. De gran belleza, tiene un poder relajante extraordinario y se convierte en un estímulo para el siguiente paso.

 La lluvia de letras es un ejercicio que, a veces, propongo a mis clientes y que yo misma practico. Es muy sencillo y muy bello de experimentar.

Cierra los ojos y, literalmente, imagina que ante tus ojos empieza a caer una fina lluvia de letras. No te entretengas en reconocerlas, no enfoques ninguna en particular…, simplemente, deja que, poco a poco, lluevan palabras.

La lluvia de letras

En unos instantes, es probable que suspires profundamente y experimentes una amable sensación de bienestar y, algo muy importante, una poderosa sensación de libertad, de desapego y claridad.

Inténtalo…

Y, ¿AHORA?. AHORA ES EL MOMENTO DEL ORDEN:  EL EJERCICIO DE LAS PREGUNTAS.

Situados en nuestro nuevo estado de ánimo, en nuestra nueva percepción, relajada y placentera, del rico universo de las letras, estamos en una magnífica disposición para emprender una nueva tarea en la que, reconciliados con las palabras, podamos usarlas de nuevo con alegría y creatividad. Y con rigor.

Es el ejercicio de las preguntas: el homenaje a Sócrates y al método socrático.  

“Sólo sé que no sé nada”. Sócrates (470 a.C. – 399 a.C.)

Vamos a formularnos preguntas, sí. Empecemos con algunas. No son muchas.

¿Cuál es mi idea?

¿Puede ser un proyecto?

Ese proyecto, basado en mi idea, ¿en qué consiste?

¿Para qué sirve mi proyecto?

¿Para quién sirve mi proyecto?

¿Cómo puede ser viable?, ¿dónde lo voy a hacer?, ¿cuándo?, ¿cómo?…

Intenta responder a estas cuestiones por tu cuenta. Y observa qué tal te resulta contestarlas.

Tengamos paciencia. Démonos un poco de tiempo. Seamos compasivos con nosotros mismos y confiemos en nuestra capacidad.

Es una oportunidad excelente para volver al principio, a nuestro origen esencial, sin miedo -recordemos lo importante que es escribir, y en general en cualquier acto creativo, sin miedo… https://mercemartiarolas.com/escribir-desde-el-miedo/ 

De todos modos, el “método socrático” se basa en el diálogo. A y B dialogando.

¿Qué aporta el “diálogo”?. Profundidad. Penetración en el asunto.

A la tesis original, se le suman premisas adicionales y, de lo uno y lo otro, resultan los argumentos. El desenlace debiera ser, al menos aproximadamente, “la verdad”.

Si quieres practicar, con rigor, este método de trabajo que ha de permitirte aterrizar tu idea y convertirla en un proyecto real, y quieres que yo sea tu B, CONTÁCTAME

¿Comprobamos qué podemos hacer juntos?