“QUIERO SER ESCRITORA”

A los 4 años, aprendí a leer y a escribir.

Fue un aprendizaje espectacular, mágico, arrollador…, el principio de mucho.

En mi vida hubo un antes y un después desde el mismo instante en el  que pude empezar a ir por la calle, de la mano de mis padres, leyendo, uno tras otro, cuantos carteles, rótulos, placas de calle o plaza, me iba encontrando… Y, en cuanto supe escribir, sentada en la mesa del comedor, me puse a escribir las cosas que ocurrían en mi vida de entonces.

Llegó la edad de las vocaciones. “¿Qué quieres ser de mayor?”. Siempre respondí: “escritora”.

Desde entonces, vengo ocupando buena parte de mi tiempo en leer y escribir…