EL HONOR DE VISITAR UNIVERSOS AJENOS… DEL COACHING Y LA ESCRITURA.

se-desmayo-en-el-sofa_25350ES UNA TARDE DE VENTOLERA ENCENDIDA, una de esas tardes en las que lo propio sería desaparecer en el sofá, con mantita y una peli…, una tarde para adomecerse a ratos, despertarse otros…, y después de una peli, una más.

Sí, es una tarde de esas. Una tarde de abandono, de desmayo, una tarde para dejarse ir, para no pensar…

PERO NO, NO PUEDE SER. 


ventolera 1

Que la tarde ventee todo lo que quiera. Que los árboles sobrevivan a las sacudidas de los iracundos anemois. Que mi perra esté en guardia, al lado de la puerta que zozobra. Que se agiten las hiedras que bordean mi ventana… Pero no, no puede ser.

Yo no puedo desaparecer en el sofá.

Esta tarde, tengo una cita.

 TENGO UNA CITA con escritores y escritoras. Hombres y mujeres que habitan universos propios, ajenos al mío, y, durante un tiempo, paralelos entre sí. 

Ahora, los universos paralelos se han encontrado. No, no chocan entre ellos, sino que, a prudencial distancia, se ven, se miran… Las leyes físicas que sostienen las galaxias en su sitio, que impiden un holocausto cósmico, también imperan, ahora, entre nosotros, universos personales y sensibles, universos hechos de carne y espíritu, universos de palabra.

SENTADA DELANTE DEL ORDENADOR -ronquea un poco el disco duro…, mmm-, abro correos, descargo archivos, abro carpetas, coloco y ordeno… Cada autor, su carpeta, y en cada carpeta, sus textos.

Delante del ordenador, voy carpeta a carpeta, y en cada carpeta, visito cada texto…

papeles antiguosCON CADA TEXTO que leo y releo, descubro, a veces, comas sobrantes y añoro las ausentes… 

CON CADA TEXTO que leo y releo, mi cabeza se acerca al corazón de su autor…

CON CADA TEXTO que leo y releo, mi corazón empieza a palpitar al ritmo de ese otro corazón, y reconozco ilusiones y decepciones que no me pertenecen, proyectos llenos de alma que buscan un camino que les convierta en obras, obras que buscan un camino que les acerque a sus lectores…

 

SOPLEN VIENTOS, SOPLEN… EN ESTA TARDE DE VIENTO, ME SIENTO UNA PERSONA AFORTUNADA… Las palabras, mis queridas palabras, mis amadas palabras, me sirven, a mí, para ser y sentir, para ser y decir. Pero las palabras, mis queridas, amadas palabras, me sirven, también, para ser y sentir más allá de mí misma, al tiempo que intento que otros puedan ser y decir aquello que son y sienten… Los universos, entonces, distintos y paralelos, bailan entre sí… Y no universos, sino galaxias completas se instalan en la habitación y sobrevuelan mi mesa, mi cabeza, mi ordenador y mi corazón.

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *